El origen de los Anillos de Poder de El Señor de los Anillos

Tres Anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo.
Siete para los Señores Enanos en palacios de piedra.
Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir.
Uno para el Señor Oscuro, sobre el trono oscuro
en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras.
Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
Un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas
En la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras.”

-Epígrafe de J.R.R. Tolkien para El Señor de los Anillos

Los Anillos de Poder fueron veinte anillos mágicos forjados en la Segunda Edad. Fueron poderosos objetos ideados por Sauron para seducir a los gobernantes de la Tierra Media hacia el mal. Disfrazado del ser benévolo Annatar, Sauron enseñó a los herreros elfos de Eregion, dirigidos por Celebrimbor, a fabricar estos anillos.

En un principio se hicieron diecinueve: tres anillos para los elfos, siete anillos para los enanos y nueve anillos para los hombres. Sin embargo un anillo adicional, el Anillo Único, fue forjado por el propio Sauron en el Monte del Destino.

Los diecinueve anillos menores estaban vinculados de alguna manera al poder del Único y dependían de su poder. Sus portadores podían ser controlados y manipulados por el portador del Único, y si este era destruido, sus propios poderes se desvanecían con el poder de los Anillos bajo el Único.

La Historia de los Anillos de Poder

Los Anillos de Poder fueron la obra maestra de los herreros de Eregion encabezados por Celebrimbor, nieto de Fëanor. La idea para su creación provino de Sauron, que en aquella época aún podía asumir una apariencia lo suficientemente buena como para engañar a algunos de los elfos.

Los elfos forjaron un total de diecinueve Anillos de Poder, dieciséis de los cuales fueron creados por Sauron. Los tres anillos más grandes fueron creados por Celebrimbor en persona, sin la ayuda directa de Sauron.

Se hicieron muchos otros anillos menores, descritos en El Silmarillion y por Gandalf, aunque en general se consideró que eran meras prácticas para los herreros.

Sauron planeaba utilizar los Anillos de Poder para dominar a los elfos restantes de la Tierra Media, para ello, forjó en secreto el Anillo Único en los fuegos del Monte del Destino, tratando de someter a todos los anillos y a sus portadores a su dominio.

Sin embargo, cuando Sauron se puso el Anillo Regente en el dedo, los Elfos se dieron cuenta inmediatamente de su engaño y se quitaron sus Anillos. Furioso por este giro de los acontecimientos, Sauron se lanzó contra los Elfos con una guerra abierta y exigió que le entregaran los Anillos.

Anillos Élficos de Poder

Afortunadamente para los elfos, pudieron esconder los tres anillos mayores pero Sauron recuperó el resto. De esta manera se los entregó a los mortales: a los enanos y a los hombres. Siete se los dio a los enanos y nueve se los dio a los hombres, sabiendo que se someterían más fácilmente a su voluntad.

Con el tiempo, los nueve poderosos Hombres a los que se les entregaron los Anillos de poder, se convirtieron en Espectros del Anillo, o Nazgûl, espectros de gran poder bajo el mando de Sauron.

Los señores enanos a los que se les entregaron los Siete se volvieron ricos sin medida, pero no cayeron en el poder de Sauron. Por el contrario, los Anillos encendieron en ellos una abrumadora codicia por los tesoros, por lo que finalmente la ruina llegó a cada uno de ellos.

Según Gandalf, una característica de los Anillos de Poder que parecía ser universal era que a un mortal que llevara cualquiera de los Anillos se le concedía una vida muy superior a la natural. Es probable que esto sea un efecto secundario no intencionado del poder de los Anillos, ya que Sauron pretendía originalmente que todos los Anillos fueran llevados por los Elfos, que eran inmortales. Sin embargo, el individuo que conservara el Anillo no crecería ni obtendría más vida; simplemente continuaría hasta que la vida se volviera insoportable.

Los Tres Anillos de Poder que les quedaban a los elfos fueron cuidadosamente ocultados a Sauron. No fueron creados como armas de guerra o como medio para dominar a otros, su propósito era preservar los hermosos dominios élficos donde residían sus portadores, y ayudar a curar y resistir el mal.

¿Quantos anillos de poder hay? ¿Cuáles son?

Como hemos visto, se forjaron un total de veinte Anillos de Poder, con diferentes poderes y características. Vamos a ver cuáles son.

Anillos menores

Los elfos de Celebrimbor fabricaron muchos otros Anillos Mágicos, pero fueron meras prácticas para los diestros artesanos elfos que los crearon. Se desconoce su destino final, y tampoco se sabe si sus poderes estaban ligados al poder del Único.

Los Tres Anillos de Poder de los Elfos

"Tres Anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo..."

Celebrimbor forjó los Tres Anillos por sí mismo, y los Tres nunca fueron tocados por Sauron. Se llamaron Narya (el Anillo de Fuego), Nenya (el Anillo de Adamant) y Vilya (el Anillo de Aire).

Narya lo llevó por primera vez Gil-galad, que se lo dio a Círdan, y lo llevó finalmente Gandalf. Gil-galad también poseía inicialmente Vilya, antes de que Elrond lo heredara tras su muerte. Nenya solo fue llevado por Galadriel en toda su historia.

Anillos elficos de el señor de los anillos

Desde su creación permanecieron ocultos, y el paradero de los tres no se reveló abiertamente hasta el final de la Tercera Edad, después de que el Anillo Único fuera destruido y el Señor Oscuro fue derrocado. Estos anillos eran invisibles en lugar de hacer invisible a su portador, a no ser que su portador quisiera revelarlo.

Galadriel reveló la posesión de Nenya a Frodo Bolsón mientras estaba en Lothlórien.

Cada uno de los Tres Anillos Mayores tenía propiedades especiales, pero sus poderes eran limitados y no servían para destruir.

Los Siete Anillos de Poder de los Enanos

"Siete para los Señores Enanos en palacios de piedra..."

Sauron entregó los Siete Anillos a los Señores Enanos. Presumiblemente, dio un anillo a cada una de las siete casas de los enanos mencionadas en la historia de la Tierra Media.

Los enanos utilizaron sus Anillos para amasar sus legendarios tesoros, pero Sauron, no pudo obligar a los portadores enanos a someterse a su voluntad. De hecho, los anillos ni siquiera los hacían invisibles, y los enanos eran inmunes a algunos de los efectos más perjudiciales de los anillos.

Se cree que la dureza natural de los enanos, y el hecho de que solo los señores enanos más poderosos los poseyeran, los hacía resistentes al control de Sauron.

Aunque no se dice directamente, los Anillos posiblemente daban a los señores enanos que los empuñaban una vida más larga. El efecto neto de estos anillos era aportar una gran riqueza a su portador, pero también intensificar su codicia, lo que finalmente llevó a sus portadores a la ruina. En el momento de la Guerra del Anillo, cuatro anillos habían sido consumidos por el fuego de los dragones y el resto fueron recuperados por Sauron.

Anillos de Poder de los Enanos

El más poderoso de los Siete fue posiblemente entregado a Durin III por Celebrimbor (aunque había sido fabricado por Sauron) y pasó de padres a hijos hasta que finalmente fue arrebatado a Thráin II, heredero de Durin, que había sido capturado por el Nigromante, Sauron, en el 2845 de la tercera edad.

Los Nueve Anillos de Poder de los Hombres

"Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir..."

Los nueve anillos para los hombres mortales eran los que se repartieron entre grandes reyes de los hombres, que poco a poco se convertirían en los nueve Nazgûl. Estos portadores de anillos eran controlados por Sauron, y se convirtieron en sus malvados servidores. Ninguno se menciona específicamente a lo largo de El Señor de los Anillos, salvo su líder y más poderoso de los Nazgul, el Rey Brujo de Angmar.

Los efectos de los Nueve Anillos de Poder en los Hombres fueron que cada uno de ellos adquirió gran poder y riqueza, incluso se convirtieron en poderosos hechiceros y parecían tener vida eterna, pues no envejecían.

Sin embargo y después de un tiempo, la vida se volvió insoportable para ellos, y cuando se ponían los Anillos, a menudo contemplaban los fantasmas y los delirios de Sauron. Uno a uno, según la naturaleza del Hombre y su resistencia innata para resistir el mal, cayeron bajo el control permanente de Sauron, y se convirtieron en espectros que solo hacían la voluntad de Sauron.

Permanecieron permanentemente invisibles, excepto para los Maiar, como Sauron y los Magos. También eran visibles para aquellos que llevaban puesto el Anillo Único.

Anillos de Poder de los Hombres

Este proceso también parecía vincular sus vidas y su poder con el de Sauron, convirtiéndolos en poco más que extensiones de su voluntad. Cuando el poder de Sauron era débil, los espectros también perdían poder. Sin embargo, cuando Sauron se hizo más fuerte, ellos se volvieron mucho más poderosos, hasta el punto de que el Rey Brujo fue capaz de igualar a Gandalf el Blanco en fuerza.

No está claro dónde se guardaban físicamente los Nueve. En el Concilio de Elrond se discute la historia de los Anillos de Poder, y se afirma que Sauron ha “reunido a los Nueve para sí”, aunque también se dice que “los Nueve los guardan los Nazgûl”. Esto podría significar o bien que los Nazgûl llevan sus anillos mientras están al servicio de Sauron, o bien que después de que cayeran y quedaran esclavizados a su voluntad, Sauron tomó sus anillos y los guardó en Barad-dûr como hizo con los restantes anillos de los Enanos.

El Anillo Único

"Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
Un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas"

El Anillo Único, forjado en secreto por Sauron en el corazón del Monte del Destino, tenía el poder de dominar los otros diecinueve Anillos de Poder. La intención de Sauron era dominar las mentes de los otros portadores de anillos a través de sus anillos de poder.

Su intención original era que los Anillos fueran entregados a Elfos de poder e influencia. Luego, Sauron pretendía forjar el Anillo Único que, a través de los anillos menores, le permitiría influir directamente en los pensamientos de los demás portadores de anillos.

Si hubiera tenido un éxito perfecto, Sauron habría logrado el dominio sobre los elfos sin necesidad de entrar en guerra. Sin embargo, para que este plan tuviera éxito, el Anillo Único tendría que ser significativamente más fuerte que los otros anillos. Para lograrlo, Sauron puso una gran cantidad de su propio poder en el Anillo. Como Anillo Regente, tenía todos los poderes de los otros anillos, pero en un grado mucho mayor, y tenía algunos poderes propios.

Anillo Único de Sauron

Aunque el plan de Sauron no tuvo un éxito perfecto, la existencia del Anillo Único en su dedo significaba que los otros anillos, no podían ser utilizados con seguridad. Además, intencionadamente o no, el poder personal de Sauron aumentaba enormemente mientras llevara el Anillo, lo que le otorgaba un poderío militar que nunca habría podido alcanzar de otra manera.

A diferencia de los otros grandes anillos, el Anillo Único no contenía ninguna gema ni tenía diseños intrincados, al menos a primera vista. Para un ser común y corriente, parecería una simple banda de oro.

Sin embargo, al calentar el anillo en cualquier fuego, se revelaría parte del encantamiento de Sauron en una escritura élfica escrita a lo largo del anillo. Según Isildur, la mano de Sauron era “negra y sin embargo ardía como el fuego”. También hace referencia a cómo la escritura era visible en el Anillo mientras Sauron lo llevaba.

Era prácticamente indestructible, y ningún arte o poder que poseyeran los elfos o Gandalf podía dañarlo de ninguna manera. También parecía tener voluntad propia (o al menos, la capacidad de llevar a cabo de forma independiente la voluntad de Sauron, ya que contenía una gran parte de su ser), y podía expandirse o encogerse por sí mismo para que diferentes razas lo llevaran.

¡Deja un comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu comentario deberá ser aprobado antes de que se publique
¡AQUÍ ESTÁ TU DESCUENTO!

Usa el código siguiente para obtener un 15% de descuento en tu primera compra

TMEDIA15
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad